EXPOSICIONES

Dura menos la eternidad

Pedro Valtierra, Rafael Doníz

3 jul. — 8 sep. 2024

Fundación Casa de México en España

— Madrid

Pedro Valtierra. Mujeres de Altamirano, Chiapas, 1998
Pedro Valtierra. Mujeres de Altamirano, Chiapas, 1998
Rafael Doníz. Las venaditas II, Santa Teresa del Nayar, 1980
Rafael Doníz. Las venaditas II, Santa Teresa del Nayar, 1980
Pedro Valtierra. Visita de Juan Pablo II a México, Puebla, 1979
Pedro Valtierra. Visita de Juan Pablo II a México, Puebla, 1979
Rafael Doníz. Conjuro II, Zona cora, Sierra del Nayar, 1982
Rafael Doníz. Conjuro II, Zona cora, Sierra del Nayar, 1982
Rafael Doníz. Sin título, de la serie Náyari-Cora. Santa Teresa del Nayar, 1980
Rafael Doníz. Sin título, de la serie Náyari-Cora. Santa Teresa del Nayar, 1980

La fotografía mexicana es rica y compleja. A lo largo de su historia, la foto documental ha ocupado un lugar privilegiado. Mucho se ha escrito sobre la contundencia del paisaje, la variedad de los rostros, la historia que se abre paso frente a la cámara y lo abrumador de los muchos Méxicos, tan múltiples como contradictorios. Las fotografías de Rafael Doníz (Ciudad de México, 1948) y de Pedro Valtierra (Fresnillo, Zacatecas, 1955) son claro ejemplo de su diversidad: sus travesías coinciden en tiempo y espacios y, sin embargo, ambos retratan dos Méxicos distintos sin faltar a la verdad.

Formado en el fotoperiodismo, Pedro Valtierra se anticipa en busca de la imagen oportuna que ayude a entender la convulsa realidad del país; su precisión y sensibilidad han hecho de las imágenes noticiosas iconos memorables, piezas fundamentales en la historia visual de una nación. Por su parte, Rafael Doníz observa con paciencia, se relaciona con sus retratados, registra con su cámara el tiempo geológico, el primigenio, el místico; tiempo imperceptible al ojo humano, que, sin embargo, no deja de alterarse. Doníz plasma con enorme fuerza la belleza de un México contemporáneo y sus profundas raíces. Dura menos la eternidad muestra dos formas distintas de mirar y de narrar la historia reciente de México; dos miradas sobre un mismo territorio que es, a la vez, fugaz y eterno.

La muestra está comisariada por Héctor Orozco, curador en jefe de la Colección y Archivo de Fundación Televisa, miembro del consejo editorial de la revista Luna Córnea y del panel de expertos de Descubrimientos PHE.