EXPOSICIONES

Las hijas de Minerva

Laura San Segundo, Alejandría Cinque

31 may. — 29 sep. 2024

Museo del Romanticismo

— Madrid

Laura San Segundo y Alejandría Cinque, Las Hijas de Minerva, 2024 © LAURA SAN SEGUNDO Y ALEJANDRÍA CINQUE
Laura San Segundo y Alejandría Cinque,
Las Hijas de Minerva, 2024
© LAURA SAN SEGUNDO Y ALEJANDRÍA CINQUE
Laura San Segundo y Alejandría Cinque, Las Hijas de Minerva, 2024 © LAURA SAN SEGUNDO Y ALEJANDRÍA CINQUE
Laura San Segundo y Alejandría Cinque,
Las Hijas de Minerva, 2024
© LAURA SAN SEGUNDO Y ALEJANDRÍA CINQUE
Laura San Segundo y Alejandría Cinque, Las Hijas de Minerva, 2024 © LAURA SAN SEGUNDO Y ALEJANDRÍA CINQUE
Laura San Segundo y Alejandría Cinque,
Las Hijas de Minerva, 2024
© LAURA SAN SEGUNDO Y ALEJANDRÍA CINQUE
Laura San Segundo y Alejandría Cinque, Las Hijas de Minerva, 2024 © LAURA SAN SEGUNDO Y ALEJANDRÍA CINQUE
Laura San Segundo y Alejandría Cinque,
Las Hijas de Minerva, 2024
© LAURA SAN SEGUNDO Y ALEJANDRÍA CINQUE
Esp

En una casa burguesa del Romanticismo, la sala de billar era un espacio destinado a la sociabilidad masculina. Solo los hombres jugaban mientras las mujeres miraban la partida, sentadas apaciblemente a su alrededor. Esta segmentación por género ha sido reproducida de manera simbólica por el propio Museo al colocar una galería de retratos femeninos de la época en las paredes que rodean a la mesa de billar.

Más allá de mostrar la evolución de las modas de las damas románticas, este pequeño gesto actualiza el discurso de la colección y trae al presente la cuestión de género, clave en la propuesta que Laura San Segundo y Alejandría han planteado para dialogar con este espacio singular, así como la ideología de una época de la que aún hoy somos herederos.

Las hijas de Minerva es un proyecto fotográfico instalativo y performático en el que varias jugadoras desarrollan figuradamente una partida de billar. A través de distintas acciones, del uso del uniforme, de la transformación de la mirada en un ejercicio activo, y de la figura mitológica de Minerva como hilo narrativo y conceptual para construir y dirigir a las jugadoras, la partida se convierte en un campo de batalla donde luchar por la emancipación de esa corporalidad vinculada a una feminidad decimonónica.

Eng

In a bourgeois Romantic house, the billiards room was a space meant for male sociability. Only the men played, while the women watched the match, quietly seated around them. This segmentation by gender has been symbolically reproduced by the Museum itself by hanging a gallery of period women’s portraits on the walls surrounding the billiard table.

Beyond the evolution in Romantic ladies’ fashions, this small gesture also updates the collection’s discourse and brings the gender issue into the present. This issue is essential in the project that Laura San Segundo and Alejandría Cinque have planned to engage in dialogue with this unique space, as well as with the ideology of an era of which we are still the heirs.

Minerva’s Daughters is an installation- and performance-based photography project in which several players figuratively play a billiards match. Through different actions—from the uniforms worn and the transformation of the watching into an active exercise to the mythological figure of Minerva as the narrative and conceptual thread that constructs and directs the players—the match becomes a battlefield to struggle for the emancipation from that corporeality associated with nineteenth-century femininity.